Es el comienzo del entrenamiento de todo caballo joven. Trabajamos en picadero redondo y continuamos hasta la primera semana de monta. Como en casi todos los casos, la persona que se responsabiliza del caballo debe involucrarse plenamente con el desbrave para evitar retrocesos en el adiestramiento y asimilar el proceso al mismo tiempo que su potro.